miércoles, 29 de noviembre de 2017

¿DÓNDE ESTÁN LAS MONEDAS DE DOS EUROS?



¿No os habéis preguntado dónde están las monedas de dos euros? 

Hacía tiempo que las tenía perdida de vista, pero después de descubrir dónde están, sin duda he pensado que puede ser cierto lo que cuentan. Siempre he sido una fiel aficionada de juntar dinero en una hucha. Desde pequeña siempre he tenido una "alcancía" como siempre le había llamado, unas eran de un cerdito de barro, otras de lata con dibujos de colores, y una que me regalaron "Los Reyes Magos" que esa jamás la olvidaré. Era un hucha de manzana con gusano partida por la mitad y tenía un mecanismo ayudado por dos pilas que cada vez que depositabas una moneda, salía un simpático gusano que se la tragaba, esa fue la mejor temporada para "juntar" dinero, no paraba de pedirle monedas a mi familia para que el aquel gusanillo glotón saliera de su escondite y tragara una y otra vez. Por cierto, "alcancía" bonito nombre. Dicen que es procedente del árabe alkanzíyya,  bola de barro hueca que servía para jugar y posteriormente para guardar dinero. Pues como os iba diciendo, ya se dónde están las monedas de dos euros. Se encuentra en manos de gente que sueñan, y cada vez que encajan una moneda, piensan que ya queda menos para conseguir lo soñado. Junta dinero la abuela pensando que la televisión que tiene un poco estropeada, la cambiará por una nueva de esas que le dicen la gente que es de pantalla plana y que se ven muchos más canales. El matrimonio que pasando el verano se proponen arrimar todos los días una moneda para cuando llegue "la calor" poder irse de vacaciones con la familia. El que junta para pasar una buena feria y que no le falte a los suyos de "ná". La madre que sabe que el próximo curso su niño termina los estudios en su localidad, y emprende rumbo a la Universidad, sabiendo de sobra que le va a hacer falta dinero. La niña que va a hacer su primera Comunión y su madrina le ha dicho que está juntando para comprarle el vestido. El padre que le tiene prometido a su hijo que para la próxima Cuaresma estrenará una túnica nueva porque la que tiene le queda muy corta. El músico que quiere cambiar de instrumento, porque le hace falta como el comer. La casa que planea las fiestas de la Pascuas y una mano previsora espera que llegue la noche para enlazar otra moneda más en esa modesta alcancía.
Son todos sueños y todos buenos. Así que cuando se vaya acercando la Feria, La Navidad, La Semana Santa, seguro que será fácil encontrar esas monedas de 2 euros, los que juntan se desprenden de ellas para cumplir sus sueños.  Después seguirá de nuevo la historia.

lunes, 13 de noviembre de 2017

UN BALÓN EN EL BALCÓN



El paso de los años, te hace perder la rebeldía de la adolescencia donde no hay sumisión alguna ante cualquier problema. Ya pasó esa etapa de tu vida y el paso del tiempo te serena, te calma y te llena de conformidad ante situaciones difíciles. Ustedes queridos lectores estaréis preguntándose a qué viene esta reflexión tan profunda, y yo os diré el motivo. Hace tres años que sufrieron unos vecinos un terrible accidente, debido a un incendio que se produjo en su domicilio. El resultado fue devastador, cuatro personas fallecidas por inhalación de humo. 
No podemos olvidarlo en la vida y hoy precisamente menos, que es el aniversario. Ha amanecido y al despertar y abrir las ventanas he mirado a la calle y en la casa de esos vecinos hay un balón situado en el balcón. Los niños con sus juegos han dado paso a la bendita rutina del día a día, han jugado a dar carreras, al "pilla pilla" y como no, a jugar al fútbol, a ese juego que tanto le gustaba a Rafa.  
Como tantas veces pasaba cuando él jugaba, algún chiquillo al lanzar el balón más alto de la cuenta ha ido a parar a ese balcón, donde ya no hay nadie para subir y tirar desde arriba el balón encestado. No nos olvidamos de ellos, no sé si hemos superado ese duro trance pero en nuestras memorias sigue viva, los incansables pases de balón que daba el más pequeño de la casa. Quiero seguir recordando tu pícara sonrisa por siempre. 

domingo, 5 de noviembre de 2017

HOY HE VISTO EL AMOR

imagen

Hoy he visto el amor, puede sonar un poco cursi o pretencioso pero es verdad lo que cuento. Cuando nombramos la palabra amor, se nos pueden venir un cúmulo de imágenes y seguro que todas bellas. Por ejemplo te puede venir a la cabeza, una pareja joven cogidos de la mano, unos novios celebrando su boda acompañados por amigos y familia, un anillo en forma de alianza, un ramo de flores, un beso lleno de ternura, y así un infinito de imágenes y todas ellas bellas. Pero hay más a amor de todo lo que podamos imaginar. Un matrimonio con más de sesenta años, el paso del tiempo ha ido dejando surcos de arrugas, problemas que se han ido resolviendo más o menos bien, exceso de trabajo y preocupaciones durante sus vida, también alegrías y bellos momentos compartidos. Cuando se conocieron por primera vez, cuando se dijeron el "Sí quiero", el nacimiento de sus hijos...
Pero ahora en esta etapa de la vida están solos, atrás quedó el alboroto en la casa cuando sus hijos eran pequeños, las frecuentes batallas con ellos, las risas en sus juegos...todo eso se esfumó como el humo de un cigarro y ya no queda nada de eso. Ahora se tienen el uno al otro. Sus descendientes emprendieron un camino intentando imitar a sus padres. Los verán en algunos fines de semana, cumpleaños, comidas, pero en el día a día, ellos están solos. Lo más difícil y menos llevadero en esta historia como otras tantas es cuando llega una enfermedad y no se sabe quién lo pasa peor, si el que la tiene o el que le acompaña por el duro trance. Por eso os digo que hoy he visto el amor, porque no hay cosa más emotiva que ver cogerse de la mano, y acompañarse mutuamente. La parte que está enferma, no quiere que sufra su compañero y la otra parte lucha contra viento y marea para que no sufra, para que se sienta segura, para que sepa que no está sola. Y cada vez que se cogen de la mano muestran lo que es el verdadero amor.

viernes, 20 de octubre de 2017

¿TÚ ERES LA DEL BLOG DE FALI?


foto de Katyp


A veces hace falta que alguien te dé un "tirón de orejas", un chasquido, una palmada en la espalda para que se despierten tus sentidos. Es verdad que hace más el que quiere que el que puede. Pero la falta de tiempo instaura la excusa perfecta para abandonar y dejar aparcado vertientes que te llenan de ilusión.
En este mes de octubre cumple años "El Blog de Fali" es un motivo de alegría cada vez que se cuenta a modo de cifras un acontecimiento. 500.900 visitas,  1496 paginas visitadas en la última semana, 7 años de su creación. Todo suena más o menos bien. Pero me quedo con los momentos compartidos con mis amigos seguidores, la amistad nacida desde este espacio sin importar la distancia, la gratitud  de personas que esperaban que siguiera publicando, el delirio que me originaba cada vez que me encontraba con alguien que me preguntaba: 
-¿Tú eres la del Blog de Fali?
Hoy ha sido un día muy parecido como cuando estaba en "plena forma" este espacio, sólo ha hecho falta el reconocimiento de una persona, para que despertara de nuevo esas ganas de unirme a mi blog a esas horas donde el día ha llegado a su fin y el aliado perfecto es el silencio de la casa.
No quiero arrastrar al olvido, a esto que tantos buenos momentos me ha regalado, sólo quiero dejarlo aparcado y como si de un coche se tratase, dejar las llaves puestas por si en un cualquier momento hace falta "arrancar" el motor y seguir escribiendo. 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Y POR ESO TE QUEREMOS


Corren tiempos difíciles para el creyente, y sin embargo, aquí estamos un año más, al igual que lo hacían nuestros antepasados. 75 años de la creación de esta bella imagen y siglos de historia de una Hermandad.
Nos postramos ante Ti y nuestro diálogo siempre es el mismo, unas veces te imploramos y otras te agradecemos. Y el Viernes Santo de madrugada, salimos a la calle para anunciar el Evangelio. 
Tres golpes secos del llamador se oyen desde lo lejos. El rachear de tus costaleros que vienen con desvelo, despacio y en silencio, y un mar de personas esperando Tu encuentro. Todos te esperamos y queremos navegar al mismo tiempo, y es en esa madrugada donde se escapa una lágrima sin quererlo. Al mirar Tu Divino Rostro, un cosquilleo nos recorre el cuerpo, inundándolo de paz y consuelo. Porque sigues llevando sobre esa Cruz el peso de todos nuestras carencias y defectos.  
Y ya estás en el dintel de la puerta con esa túnica “morá” mostrándose ante el pueblo, y esos ecos de cornetas con sonido lastimero, ese hermano que nos mira entre alegría y desconsuelo,  y ese camino que Tú pisas, guiado por tus hijos costaleros, orgullosos de estar más cerca del Cielo. Esa tímida mano que acaricia el dorado de tus respiraderos, que con una oración te pide por el que está enfermo. Y esa garganta que te canta y te reza al mismo tiempo, y esa zancada Tuya que nos muestra el camino verdadero. Y esa anciana que te pide salud en silencio. Y ese niño que al mirarte  con sus pequeñas manos, emocionado te lanza un beso. Y ese joven que te mira y se acuerda de los que se le fueron al Cielo. Y ese ciego que sin verte te palpa desde lejos. Y ese abrazo que se siente de un hermano nazareno. Y esa chicotá que no termina y en tu memoria queda como un sueño. Y TÚ ERES TODO ESO.
Donde hay caridad y amor, allí está el Señor y por eso las puertas de las casas se abren de par en par, para que Tu gracia plena nos  inunde. Y mientras caminas las paredes de la calle de Las Monjas parecen que se estrechan para poder abrazarte. En San Roque se despiertan poco a poco los vencejos, regalándote un efímero vuelo entre las espinas que tu frente hirieron. La cera de tus faroles se van consumiendo en la oscuridad de la noche por Membrilla, Portería y Victoria. Las tímidas golondrinas salen a Tu encuentro cuando roto por la Cruz, caminas por Miraflores, Puerta Utrera y Corredera. Por Duque, San Pedro y Cruz suspiras ya sin aliento. Y en Los Tres Gatos hay un mar de cabezas que se distinguen desde lo lejos y es entonces, cuando te recompones al ver allí a Tu pueblo. ¡Y es tan grande el amor que te tenemos! Que mirándote por Veracruz, nos afanamos por acompañarte hasta Tu Templo. 
Y por eso te queremos
Porque nos sacas un suspiro
Cuando amanece el nuevo día
Y tan cerca te tenemos
Y porque se nos llena la boca
cuando sale de nuestros labios
¡Viva Nuestro Padre Jesús Nazareno!


Foto: Eugenio Jiménez Lobato.


domingo, 12 de marzo de 2017

LA ESPERANZA ES NECESARIA



De repente aquí estas, otra vez, despertándome del triste letargo que me ofrecía el invierno. Creo que has llegado antes de tiempo, no me engañes, que si te vas, de nuevo entraré en esa torpeza que me trae la oscuridad de las nubes. Alégrame todos los rincones de la casa, llénalos de luz, de vida, que la oscuridad solo se quiere de noche. ¿No ves que se me ha cambiado hasta el gesto de la cara? Que por las mañanas me despierto y voy a tu encuentro cuando abro mi ventana. No me hagas perder la esperanza de saber que te vas a quedar conmigo, que los días serán diferentes, que las tardes serán largas, no me hagas perderla que la esperanza es necesaria cada mañana.

lunes, 27 de febrero de 2017

martes, 21 de febrero de 2017

TU VIDA SE ME IBA

imagen

"Buscaba el amanecer 
Y el amanecer no llegaba. 
Tú vida se me iba, 
ya no tengo palabras" 

Tres años intentando encontrarme tu sonrisa en mis sueños

miércoles, 23 de noviembre de 2016

HERMANOS

imagen



Hoy me pongo a escribir, no se, si es con desconfianza o es con valor. Pienso si será el silencio el testigo de mis palabras o será una voz amiga que espera a leerme y a sentirme como yo quiero. 
En un rincón de nuestra memoria, se quedan aparcados momentos vividos que sin quererlo se despiertan y te hacen sentir, aquellos bellos instantes que se fueron para no volver jamás, y que gracias a un casual encuentro se han avivado dentro de mi.
¿Por qué tiene tanta fuerza el amor fraternal? Creía que con el paso de los años, ese amor se iría repartiendo, y poco a poco mermándose, pero estaba equivocada. Cada persona que forma parte de tu vida, tiene un lugar fijado en tu existencia, no importa que lo tengas más cerca o más lejos. Tiene una parte tuya y tu tienes una parte de él. Y aunque muchas veces hallas pensado que el cariño es diferente, no es verdad, ese amor sin condiciones está ahí y habrá momentos en tu vida que se despertará y volverás a sentirte feliz. Hoy me ha pasado a mí y puede que a ti que me estás leyendo te pueda pasar en cualquier momento. 

miércoles, 2 de noviembre de 2016

LA LLUVIA DE OCTUBRE EN ARAHAL


Queridos amigos a continuación, os muestro la cantidad de litros de agua que nos ha dejado la lluvia durante el mes de octubre en Arahal.

                                             62,5  l/m2

No me canso de decir que estos datos son fiables, puede que no coincidan en otras zonas de nuestra localidad esta misma cantidad, pero puede haber poca diferencia.
Destacar que ha sido un mes de octubre, demasiado cálido (como estos últimos años) poco lluvioso y que ha registrado temperaturas muy altas para las fechas que hemos vivido. Hay que destacar que finalizando el mes, concretamente el pasado jueves 27, hemos registrado una temperatura de 31º C acompañada de elevada humedad haciendo que tuviésemos una sensación térmica de 33º C.

jueves, 29 de septiembre de 2016

QUE NO ME ROBEN MI OTOÑO



Cada cosa en su sitio, cada mes diferente y cada estación en su medida. Para mi, cada estación del año tiene su encanto,  y me gusta encajar en cada una de ellas y atrapar el carácter de las cuatro. Lo que no quiero es que me roben mi otoño. Dicen en el mundo de la literatura que el otoño representa la madurez y puede que sea verdad, porque el otoño lo veo sensato, sabio y acogedor. 
Es un despertar al orden en nuestras vidas, después de vivir un disparatado verano, donde nuestras agendas y horarios  se alteran. Llega el entretiempo con sus hábitos recién estrenados, con ese despertar fresco de la mañana, ese viento de poniente que se levanta anunciando la tan esperada lluvia, esas tardes que cada vez más se acortan, esa tranquilidad en sus noches. El cambio de ropa en los armarios, los libros recién estrenados de los escolares, esperando que sean forrados, el chaleco, la mantita sobre las piernas por las noches, el hábito tan sano en la cocina de sopas y caldos calientes, el inicio de muchas tareas que se quedaron aparcadas por culpa del estío, la plácida somnolencia que da escuchar la lluvia sobre los cristales de una ventana o el caño de agua que sale de las canales de los tejados. Todo esto es para mi, vivir en estas fechas, por eso, no quiero que me roben mi otoño,   

martes, 23 de agosto de 2016

EL ALGODÓN DULCE, A LA VUELTA



“El traje de gitana se lo vamos a comprar “completito” para que le dure”
Esta era una de las frases que se oía en cualquier casa, en las vísperas de Feria, cuando todo el pueblo se disponía a vivir esas ansiadas fiestas. Y eso que te decía tu madre que el traje de gitana tenía que estar “holgado” era tan cierto que años después se iba utilizando ese mismo traje, solo con una diferencia, el traje cada vez estaba más corto, pero te decían que eso era así y que ibas a “la moda”. El consuelo que teníamos era que otras niñas de tu misma edad, no tenían la suerte de llevar un traje, en las Fiestas del Verdeo.
La Feria en los años setenta, era muy diferente a la de la actualidad. Se vivía más esta fiesta de día, donde la familia se reunía para almorzar en una de las pocas casetas que había y las mujeres se encargaban de preparar las comidas y llevarlas de la casa (tortillas, filetes empanados, carne en salsa…) Como veis, ahora se suele hablar de crisis, pero entonces esa palabra no era nombrada, simplemente que no había más remedio que aguantarse con lo que había y eso no era motivo para “encogerse” y no disfrutar de la Feria.
Recuerdo con cariño, cuando estaba la Portada en la esquina de  Mariano. La calle Corredera engalanada con los veladores de los establecimientos instalados en la calle. El paseo de caballos empezaba a lucirse desde la Corredera. Pero cuando me iba entrando el “cosquilleo” era cuando bajábamos  por la Puerta de Utrera, camino de La Fuente. La taberna de Julio “El Sereno”, “El Frenazo”. “El Matero”, “El Bar de Aguilar”, “Kiosco Campana”, eran muchos los taberneros que se frotaban las manos, porque en esos días era cuando se “hacía negocio”
El sonido fuerte del altavoz de la Tómbola, el imparable tintineo de las escopetas de balines que venían del “Salón de Tiro de Elisa”. El grupo Los Tajara con la incansable voz de Rafael cantando una y otra vez “Agua de coco, agua de coco”. Viví como un sueño, cuando vinieron Los Romeros de La Puebla y el bullicio que había por verlos, hicieron que los que estaban dentro de la Caseta, corrieran las cortinas de lona para los que estábamos fuera, pudiéramos oír esas voces entonando “Solano de las Marismas”. El Pali, cantando: “Mocita de Arahal vente conmigo, a recoger el fruto de mis olivos” . Los Hermanos Reyes, que parecen que todavía suenan desde lo lejos diciendo: “Pensamiento mío. No me traiciones. Y no culpes a nadie, pensamiento. De mis errores”.

Los cochecitos locos, el látigo, los puestos de turrones, las almendras garrapiñadas,  el algodón dulce que siempre te prometían a la vuelta, y a la vuelta venías dormida en los brazos de tu padre sin molestarte ningún ruido de aquel “laberinto” lleno de luces y de alegría.